Comisiones Obreras Canarias | 15 abril 2024.

La ruta Atlántica vuelve a ser testigo de una tragedia que no cesa.

    Nuevamente desde Comisiones Obreras Canarias hemos de lamentar la muerte en las costas de personas que arriesgan su vida en busca de un sueño. Este sueño se trunco esta vez para 33 personas, una tragedia que si bien no pasa desapercibida por el gran número de personas que han perdido la vida, si lo hace en los momentos en los que se ha de regular y combatir en las leyes y normativas.

    03/10/2022.
    No mas muertes en las costas

    No mas muertes en las costas

    La noticia de un nuevo naufragio de una embarcación con inmigrantes en aguas de Canarias es una tragedia que -no por repetida- debe generar no sólo compasión y solidaridad con las víctimas, sino la mayor indignación humana y política.

     El hecho de que la denominada Ruta Atlántica - esto es de la costa noroccidental africana a las costas del archipiélago canario - suponga según datos recientes de la Organización Internacional para las Migraciones que 1 de cada 5 migrantes muertos en el mundo en las rutas migratorias lo hizo en aguas canarias es realmente abrumador. El dato es escalofriante pero debe seguir generando espanto y también respuesta política.

     Las migraciones no entienden de fronteras, crisis o leyes, sólo entienden de sueños, de desigualdades sociales, de guerras. Detrás de cada inmigrante se mecen unos sueños personales y familiares, muchos de ellos truncados por la mar. Las causas de los movimientos migratorios, siguen siendo el resultado de las desigualdades económicas existentes entre el norte y el sur, sus tragedias son consecuencia del cambio climático, las terribles guerras provocadas, el injusto reparto de las riquezas y de los recursos naturales, acentuada por la crisis financiera y especulativa de los países ricos, que afectan a los países en vías de desarrollo. 

     Nunca hemos permanecido en silencio ante las muertes de seres humanos, que buscan una vida más prospera. Tragedias como ésta ponen en evidencia la necesidad de una política de actuación desde la Comunidad Internacional en los países de origen de las personas inmigrantes, que no deberían de basarse en controles de frontera, sino en la puesta en marcha de políticas reales de cooperación, en el respeto de los derechos humanos y en la aplicación de los derechos de asilo y de refugio.

     Resulta sorprendente, incluso ofensivo, que mientras miles de extranjeros arriban a las fronteras exteriores de la UE en situaciones de máximo dramatismo por las condiciones humanitarias de sus itinerarios clandestinos, no disponga la Unión Europea de mecanismos institucionales para gestionar semejante catástrofe humanitaria, ni de instrumentos eficaces a escala europea para gestionar de manera armonizada los flujos migratorios con destino a la UE. Sin embargo, sí parecen existir medios económicos y capacidad de coordinación cuando se trata de fomentar una visión y un tratamiento exclusivamente policial de la realidad migratoria y con un enfoque eminentemente represivo.

     Es necesaria la articulación a nivel de la UE de rutas de inmigración laboral, legales, seguras y eficaces con destino a los países UE.

     Esa petición no es una utopía. La respuesta unitaria y constructiva, pronta y eficaz, de la UE a la crisis de refugiados que huyen de Ucrania ha demostrado que es posible y que otra política de migraciones de la UE también es posible.

     Desde CC.OO Canarias compartimos las políticas concertadas de regulación de flujos y la decisión de canalizar la inmigración hacia Europa de manera ordenada, pero a su vez reiteramos que salvaguardar las vidas humanas es prioritario ante cualquier control de fronteras y ante el cumplimiento de cualquier ley de extranjería.