Comisiones Obreras Canarias | 23 abril 2024.

Los precios en Canarias no solo se han incrementado más que para el conjunto nacional, sino que lo han hecho a mayor ritmo

    14/03/2023.
    IPC febrero 2023

    IPC febrero 2023

    En el segundo mes del año, la inflación se sitúa en el 6,8% en Canarias, 0,5 pp por encima de la tasa anual del mes pasado. Sin embargo, la subida de los precios a nivel nacional se tasa en un 6%, tan solo un 0,1% de la tasa de variación anual del mes de enero, por lo que los precios en Canarias no solo se han incrementado más que para el conjunto nacional, sino que lo hacen a mayor ritmo.

    El foco de este continuo repunte de la inflación lo encontramos en los incrementos en los precios de los grupos de “alimentos” (+18%), “hoteles, cafés y restaurantes” (+9,5%) y ”transporte” (+4,5%). Se ha producido una importante disminución en los precios del grupo “vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” (-6,8%) posiblemente debido al mecanismo de excepción ibérica de contención de los precios de la energía. El subgrupo de “electricidad, gas y otros combustibles” ha visto una reducción en sus precios en un 17,2% para el conjunto nacional, un 27,6% para Canarias. No obstante, no puede perderse el foco de que, aún siendo positiva esta moderación en los precios de la energía, ya se partía de valores muy elevados. Recordamos que se trata de tasas de variación interanuales, por lo que estamos estableciendo una comparativa con los precios de 2022, anualidad de precios desorbitados.

    La inflación subyacente se sitúa en el 7,9% en Canarias, 0,2 pp más que el mes pasado. Encadena su tercer mes consecutivo por encima de la general. Esta senda ascendente que recorre la inflación subyacente evidencia que, precisamente aún restando la influencia de los productos que más se han encarecido como los alimentos y la energía, la subida en los precios se ha contagiado al resto de productos, por lo que los/as consumidores/as cada vez ven más reducidas sus opciones de compra dada la merma de su poder adquisitivo. Resaltar que como se puede observar en la tabla anterior, las subidas en los precios de alimentos básicos se sitúan muy por encima de la subida del IPC general.

    Por su parte, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) es un indicador estadístico cuyo objetivo es proporcionar una medida común de la inflación que permita realizar comparaciones internacionales y examinar así, el cumplimiento que en esta materia exige el Tratado de Maastricht para la entrada en la Unión Monetaria Europea. El IPCA se cifra en una tasa anual del 6%, 2,5 pp por debajo del IPCA de la Zona Euro (8,5%). Si bien hasta agosto de 2022 el índice armonizado de España se situó por encima de la media de los países de la Unión Monetaria, a partir de septiembre empezó a situarse por debajo. Recordemos que la meta del BCE es restringir la liquidez en general para rebajar la inflación hasta el objetivo marcado del 2% en el medio plazo para la zona euro.

    La variación salarial media que contemplan los convenios colectivos en Canarias registrados hasta el 28 de febrero de 2023, se cifra en el 3,01%, dato superior a la media nacional (2,89%). No obstante, sigue siendo insuficiente para evitar ampliar la pérdida de poder adquisitivo que ha venido padeciendo la clase trabajadora y la población en general en el archipiélago.

    En este contexto, reseñar que el Banco Central Europeo comenzó a subir los tipos de interés en julio de 2022. Desde entonces, no ha parado de elevar el precio del dinero pasando del -0,5% al 3% en el que se localiza actualmente tras la subida acometida en el mes de febrero. Con el desplome del Silicon Valley Bank, la rentabilidad de la deuda de Estados Unidos, Alemania o incluso de España de corto plazo ha caído con fuerza, lo que puede motivar una menor agresividad en la futura alza de los tipos de interés del Banco Central Europeo y la Reserva Federal.

    Desde CCOO se hace un llamamiento, por un lado “a la clase empresarial para que asuma compromisos en la negociación colectiva, pues es urgente subir los salarios para conseguir un reparto equilibrado de la riqueza”, y, por otro lado, “emplaza al gobierno a colaborar para hacer de la lucha contra la inflación un proyecto colectivo donde la carga no recaiga, solo, sobre los salarios de las personas trabajadoras”.

    El Gobierno, dice CCOO, está permitiendo las subidas de precios empresariales (efecto de segunda ronda) y el deterioro del poder adquisitivo de los salarios, sin impulsar un pacto de rentas que limite los beneficios empresariales, lo que está lastrando el consumo y la actividad económica. Ante esta situación, la solución pasa por impulsar desde el Gobierno y desde las mesas de negociación colectiva un reparto de los costes y los beneficios de la inflación en los distintos sectores implicados.