Comisiones Obreras Canarias | 15 abril 2024.

La siniestralidad laboral en Canarias en alza desde el fin de la pandemia

  • En 2023 en Canarias se han producido 53.884 accidentes de trabajo lo que supone un aumento del 9.4%
  • Destaca el incremento de la siniestralidad producida en el sector servicios con un 14.80% de los accidentes de trabajo producidos en el centro de trabajo con baja médica

06/03/2024.
Imagen

Imagen

Los datos de siniestralidad laboral en Canarias continúan en línea ascendente desde año 2022, mientras que a nivel Estatal se ha producido una disminución de dichas cifras con un ligero descenso, en Canarias se han producido 53.884 accidentes de trabajo lo que supone un aumento del 9.4 % los accidentes de trabajo totales respecto a 2022. 

En cuanto a la gravedad de los accidentes se ha producido un descenso en los accidentes mortales y un estancamiento de los accidentes graves, pero con un importante aumento en los accidentes leves.

Durante el año 2023 se han notificado en Canarias 24.961 accidentes de trabajo con baja durante la jornada laboral, lo que supone un aumento del 12.29 %, de estos últimos, dieciséis accidentes fueron mortales y ciento cuarenta y uno graves o muy graves.

De la misma manera, que las cifras de accidentes mortales a nivel Estatal han sufrido una importante reducción, en Canarias se ha reducido en dos el número de fallecidos en el centro de trabajo, con respecto al mismo periodo del año anterior, lo que supone una disminución del 11.10 %. 

La bajada de accidentes mortales in itinere ha sido relevante con cuatro fallecidos menos, pasando de siete fallecidos en 2022 a tres durante el 2023.

El análisis de las causas de los accidentes graves o muy graves se mantiene vinculados al golpe sobre o contra resultado de una caída del trabajador/a con cincuenta y tres personas afectadas, lo que representa el 37.6% del total de accidentes graves, les sigue muy de lejos los generados por contacto con un agente material cortantes, cuchillo, hoja, etc…, con diecisiete personas afectadas y los generados por la colisión con un objeto, vehículo o persona trabajadora en movimiento con siete. Estas tres formas de contacto representan el 77 % del total de accidentes graves sufridos en esta comunidad autónoma.

En cuanto a los accidentes de trabajo mortales, de las dieciséis personas fallecidas en 2023, nueve de ellos se han producido por infartos, derrames cerebrales y otras patologías no traumáticas, lo que representa el 56% del total, siendo la principal causa de fallecimiento.

Aunque desde las Administraciones justifican la dificultad de establecer una relación causal directa entre las condiciones de trabajo de las personas trabajadoras con este tipo de accidentes, desde CCOO Canarias vinculamos estos datos a una inadecuada gestión de los riesgos psicosociales y a las carencias en la gestión organizativa de la empresas, donde adquiere especial relevancia los factores de riesgo derivados de una elevada carga de trabajo, ritmos excesivos, jornada laboral a turnos, establecimiento de objetivos difícilmente alcanzables,… que tiene como consecuencias los catorce accidentes graves y mortales que se han producido en Canarias por patologías no traumáticas.

Las actuaciones frente a este tipo de patologías, es una prioridad dentro de la Estrategia Canaria y Española de Seguridad y Salud en el trabajo mediante el establecimiento de medidas para reducir sus efectos y contribuir en la mejora de la salud de la población trabajadora. 

Estos datos estadísticos, no reflejan la realidad de las condiciones de trabajo y sus efectos sobre la salud, ya que en muchos de los casos, cuando se tratan de patologías no traumáticas los trabajadores y trabajadoras afectadas son derivados directamente a los servicios públicos de salud sin que sean analizadas las causas y sus posibles vínculos con las condiciones de trabajo.

Debemos recordar que el principal motivo de incapacidad laboral entre la población trabajadora está vinculada a los problemas de salud mental, donde las condiciones laborales pueden ser un factor relevante, estas solo se reconocen cuando se produce la lesión en el centro de trabajo (accidentes graves y mortales) pero no aquellos trastornos de menor gravedad que son directamente ignorados.

El análisis detallado por sectores, destaca el incremento de la siniestralidad producida en el sector servicios con un 14.80% de los accidentes de trabajo producidos en el centro de trabajo con baja médica, esta situación viene de la mano del aumento de la actividad productiva y las carencias que se han producido tras el periodo de recuperación económica, donde la gestión preventiva ha quedado en un segundo plano y por ende un empeoramiento de las condiciones de trabajo de la población trabajadora.

Los datos de accidentes mortales por sectores reflejan que el único sector donde aumentan es el sector Servicios con ocho personas fallecidas, lo que supone un aumento de cuatro personas fallecidas más respecto a 2022. Por el contrario la Construcción, que generalmente ha sufrido aquellos accidentes de consecuencias más graves, se ha reducido el número de fallecidos con respecto a 2022 en cinco personas (8 fallecimientos en 2022 frente a 3 en 2023).

Este hecho, supone la necesidad de intervenir de manera directa en el sector Servicios para instar a las empresas a retomar una adecuada gestión de los riesgos laborales y poner en valor la actividad preventiva y con ello romper la tendencia del aumento paulatino de los datos de siniestralidad de dicho sector tras la pandemia.

En cuanto a las causas de los accidente de trabajo se mantiene los generados por Sobreesfuerzo físico – sobre el sistema músculo-esquelético con un 26,7 %, seguido por golpe sobre o contra resultado de una caída del trabajador con un 22,3 %, entre las dos representan el 49% de las causas de los accidentes. 

Por último, el Índice de Incidencia, del periodo enero-diciembre de 2023 se sitúa en la cifra de 2.841,98 puntos, es decir, se han notificado 2.841.98 accidentes de trabajo con baja en jornada de trabajo por cada 100.000 trabajadores afiliados a la Seguridad Social con las contingencias profesionales cubiertas, lo que refleja un aumento del 7,53 % superior al registrado en el mismo periodo de 2022. En términos absolutos Canarias es la Comunidad que más ha aumentado el índice de incidencia respecto a 2022, en toda España.

En cuanto a las enfermedades profesionales se ha retornado al número de declaraciones realizadas antes de la pandemia, en concreto se han declarado 275 partes cerrados de enfermedades profesionales en 2023, de los cuales el 71.3 % corresponde a mujeres y el 28.7 % a hombres, principalmente vinculados a patologías músculo-esqueléticas.

Estos datos no solo muestran un parón en la tendencia de los últimos años en la reducción de la siniestralidad laboral en Canarias, sino un retroceso de los logros obtenidos en años anteriores. El aumento en Canarias del índice general de los accidentes de trabajo con baja, es una señal de alarma que se focaliza en el sector servicios, motor económico de nuestra comunidad y que actualmente está alcanzado beneficios récord. Por ello se debe apostar por una mejora en las condiciones de trabajo a través de la inversión y dotación del personal necesario a la demanda de la actividad productiva que se está produciendo. 

Desde CCOO venimos reclamando desde hace años cambios estructurales de un sistema preventivo y reparador que lleva haciendo agua desde hace tiempo y que se puso en evidencia durante la pandemia y que desde la administración no ha puesto medios para corregirlo.

CCOO Canarias apuesta por la necesidad de impulsar la mejora de las políticas de prevención de riesgos laborales para revertir estas cifras y se produzca una reducción, es vital la implicación de los empresarios y que sean conscientes del coste que supone la falta de integración de la actividad preventiva en los procesos productivos, pero a su vez reforzar políticas activas que refuercen la labor de la Inspección de Trabajo y Seguridad Laboral y las actuaciones que desarrolla el Instituto Canario de Seguridad y Salud Laboral, con el fin de convertir la prevención de riesgos laborales en una prioridad dentro de la agenda política.

(Fuente de los datos estadísticos Dirección General de Trabajo ICASEL)