Comisiones Obreras Canarias | 15 abril 2024.

Huelga de la plantilla de Iberia los días 5, 6, 7 y 8 de enero

    Ante la ausencia de propuestas por parte de Iberia mantenemos la convocatoria de huelga de su personal para los días 5, 6, 7 y 8 de enero de 2024.

    29/12/2023.
    La huelga del personal de Iberia tendrá lugar los días 5, 6, 7 y 8 de enero de 2024.

    La huelga del personal de Iberia tendrá lugar los días 5, 6, 7 y 8 de enero de 2024.

    El día 28 de diciembre de 2023, se celebró el acto de mediación en la sede del SIMA en Madrid, para intentar llegar a un acuerdo negociado al conflicto planteado a la empresa Iberia para los días 5, 6, 7 y 8 de enero de 2024.

    Desde CCOO y UGT queremos exponer el contexto que lleva a estas movilizaciones.

    El pasado 26 de septiembre se hizo público el resultado del concurso de adjudicación de licencias para poder operar los servicios de asistencia en tierra en los aeropuertos de la red de AENA.

    Desde ese instante CCOO y UGT hemos intentado tener reuniones con la empresa Iberia para exponer nuestras reivindicaciones y preocupaciones por el proceso que se inició en la mencionada fecha. 

    Pese a reunirse, la dirección de Iberia no consideró oportuno comenzar a hablar de posibles soluciones, ya que se embarcó en una guerra legal contra Aena, al considerar que los concursos podían ser impugnados y por tanto suspendidos.

    Pasadas las semanas, finalmente el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales inadmitió el recurso e Iberia anunció un nuevo pleito en la Audiencia Nacional.

    De nuevo la compañía rehuyó entrar en conversaciones sobre posibles alternativas y únicamente manifestó que no contemplaba la posibilidad de solicitar la autoasistencia al considerar que las compañías aéreas integrantes del Grupo IAG perdían competitividad frente a las compañías aéreas de otros grupos o independientes.

    En ningún momento se habló de la viabilidad del negocio de handling en propio, ni si este modelo, combinado con aquellos aeropuertos donde si se había ganado la licencia, generaba pérdidas o beneficios por sí mismo.

    CCOO y UGT anunciaron a Iberia su intención de convocar huelga legal los días 29, 30 y 31 de diciembre y 1, 5, 6, 7 y 8 de enero de 2024 y se desarrollaron una serie de reuniones donde se aportó información adicional e incluso se trabajó en algunas propuestas de la empresa, que fueron rechazadas por los sindicatos al no cumplir la legalidad vigente sobre quienes pueden realizar trabajos de asistencia en tierra en los aeropuertos españoles.

    Es sorprendente que, a estas reuniones, encabezadas por los secretarios generales de CCOO y UGT en Iberia, no asistiese el presidente de Iberia.

    ¿Se hubieran producido estas reuniones sin el anuncio de movilizaciones? 

    Llegando al límite del plazo legal para convocar las jornadas de huelga, por parte del Gobierno se ofreció la posibilidad de facilitar el entendimiento de las partes, en aras de encontrar una solución. Iberia declinó este ofrecimiento y, en sus propias palabras, «en su condición de entidad privada, negociará “de manera bilateral” con los sindicatos, con la intención de llegar a acuerdos».

    Como ejercicio de responsabilidad, la parte sindical no llegó a convocar las movilizaciones en el fin de semana de año nuevo.

    La última jornada de reuniones, el pasado 21 de diciembre, concluyó sin compromisos por las partes, pero con una amenaza de Iberia de parar cualquier tipo de negociación si se convocaba la huelga de enero de 2024.

    La huelga en este país es un derecho incuestionable recogido en la Constitución Española y supone la última medida que pueden adoptar los trabajadores y las trabajadoras para intentar mejorar sus condiciones y conseguir sus reivindicaciones.

    La convocatoria de huelga no impide la negociación entre las partes para intentar resolver el conflicto, es más, es recomendable intentar que la vía del diálogo sustituya a la vía de las movilizaciones.

    Si tenemos en cuenta que el final del periodo comercial determinado por Aena y aceptado por todos los adjudicatarios de las licencias de handling se ha fijado el próximo 12 de enero de 2024, ¿cuándo creen que podemos movilizarnos? ¿El mismo día que la decisión esté tomada y sea irreversible? ¿Dos días antes, cuando no haya tiempo de buscar soluciones? ¿Una semana antes para dar espacio a ejecutar una posible solución? Es posible que las fechas propuestas sean nuestra última opción, solicitando disculpas por las molestias que podemos ocasionar, pero que en este caso son inevitables. 

    Iberia no parece transitar por la vía del diálogo en estos tiempos de cambios en su dirección, en la cual se encuentra a faltar un liderazgo claro, con un presidente interino (según la propia compañía) y unos directores faltos de la confianza de los trabajadores al ser los responsables de la pérdida de las licencias que ha desencadenado el problema.

    Iberia declaró a los medios de comunicación, durante la preparación de su oferta a los concursos de handling que «las personas son un pilar de la estrategia de Iberia Airport Services, apostando de manera clara y decidida por su desarrollo y protección, y siempre a través de acuerdos con los representantes de los trabajadores».

    ¿Dónde ha quedado esta declaración de intenciones?

    CCOO y UGT no cierran la vía a negociar soluciones y esperamos que Iberia reconsidere su actitud y recupere la senda de apoyo y protección de sus trabajadores de tierra, que, en su justa medida, son responsables de los excelentes resultados de la línea aérea en puntualidad y en satisfacción de sus clientes, trabajadores que deben ver un retorno de sus esfuerzos laborales para la compañía, que presumió en su 96 aniversario, como todavía se puede ver en su web, de ser la tercera mejor aerolínea de Europa y que manifestó que «uno de los factores que más ha contribuido a la consecución de estos logros ha sido el compromiso de sus trabajadores».

    Iberia filtra, de manera consciente, que sus resultados económicos en el ejercicio de 2023 serán excepcionales y anuncia la compra de otra aerolínea, pero se olvida de lo más importante, su principal activo, sus empleados.

    Los trabajadores y las trabajadoras de Iberia esperamos una apuesta firme y decidida por el negocio del handling.