Comisiones Obreras Canarias | 22 febrero 2024.

La aprobación del texto de la Ley de fondo del amianto en el Congreso es un buen paso pero todavía insuficiente

    14/07/2022.
    Justicia para las víctimas del amianto

    Justicia para las víctimas del amianto

    El texto aprobado ayer en el Congreso de los Diputados deja pendiente la determinación de las personas beneficiarias, la cuantía de las indemnizaciones y el establecimiento de una exención fiscal a la tramitación de la Ley en el Senado y a su posterior desarrollo reglamentario, y son cuestiones claves para que el fondo de las víctimas del amianto sea un instrumento eficaz o no.

    La aprobación en la Comisión Parlamentaria de Trabajo del Congreso de los Diputados del texto de la Ley de creación de un fondo de compensación de las víctimas del amianto es un paso adelante en el objetivo hacer justicia con las personas afectadas por este asesino silencioso, pero aún no es el definitivo. Se trata de una reclamación de asociaciones de víctimas y sindicatos largamente demorada y que persigue evitar el calvario de procesos administrativos y judiciales que se prolongan durante años y que muchas veces se dilucidan tras el fallecimiento de la persona enferma.

    Sin embargo, a juicio de CCOO hay tres cuestiones clave que todavía no se han concretado en el texto aprobado y que aún están pendientes de dilucidar. En el desarrollo reglamentario que deberá acometer el Gobierno en el plazo de tres meses tras la publicación de la Ley se deberá determinar el alcance de las personas de las personas beneficiarias, en concreto de los causahabientes. A nuestro juicio este derecho debería alcanzar a cónyuges e hijos en el caso de las personas fallecidas, como sucede en las indemnizaciones que venimos logrando a través de procesos judiciales.

    Otro aspecto que queda para el desarrollo reglamentario es el establecimiento de las cuantías de las indemnizaciones, y se trata de un elemento fundamental porque sin unas indemnizaciones dignas la mayoría de las víctimas renunciarían a acogerse al fondo y se verían abocadas de nuevo a la vía judicial.

    Y finalmente, en el texto aprobado ayer no se ha concretado el establecimiento de una exención de tributación para estas indemnizaciones, tal y como habíamos solicitado a los grupos parlamentarios. Nuestra reclamación se basa en precedentes ya existentes, como sucede con las ayudas a las personas afectadas por VIH. En ese caso se fijó la exención primero en el Real Decreto-Ley 9/1993 que regula las ayudas y posteriormente se ratificó con una modificación del artículo 7 de la Ley 35/2006 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

    La aprobación del fondo debe ser una gran noticia para la personas afectadas por el amianto, pero para que esto sea así tiene que completar su tramitación legislativa y su desarrollo reglamentario asegurando unas cuantías dignas de las indemnizaciones, su exención tributaria y su cobertura a cónyuges, hijos e hijas de las personas que han perdido a sus familiares por la exposición a un material del que se conocía su letalidad y en la que el Estado tiene una clara responsabilidad por haber demorado durante demasiadas décadas su prohibición definitiva de uso. Desde CCOO continuaremos haciendo el seguimiento del trámite en el Senado y del desarrollo reglamentario en el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para conseguir un fondo de compensación que por fin haga justicia con las víctimas del amianto.