Comisiones Obreras Canarias | 22 febrero 2024.

Sindicatos denuncian la precariedad de la Policía Local en La Laguna

    12/09/2022.
    Policía Local

    Policía Local

    Los sindicatos denuncian que, con la implantación unilateral de un nuevo sistema de distribución de los agentes por parte del concejal de Seguridad, Alejandro Marrero, y del alcalde de la localidad, Luis Yeray Gutiérrez, se han cancelado todos los operativos en funcionamiento para reducirlos a tan solo uno, de carácter general, y obviando todos los protocolos de puestos adaptados, así como reduciendo, o cancelando, los dispositivos de seguridad en muchas dependencias y servicios de atención a la ciudadanía.

    Las organizaciones de representación de los trabajadores indican que esta decisión, tomada a espalda de los sindicatos, incumple el acuerdo alcanzado para la implantación de los nuevos horarios, al tiempo que convierte una policía distribuida por áreas y secciones especializadas en un único dispositivo ordinario,ignorando el protocolo de puestos adaptados para agentes con enfermedades o de edad avanzada y rellenando las carencias de los servicios con agentes que, anteriormente, desempeñaban su trabajo en puestos adaptados de atención ciudadana y seguridad en dependencias. Esto ha ocasionado un importante número de bajas laborales, así como denuncias en los juzgados de lo social.

    Asimismo, FSC-CCOO y STAP-Canarias señalan que esta reestructuración ha supuesto una merma importante en los servicios que se prestan a la ciudadanía, especialmente en las áreas de presentación de denuncias, reclamaciones, incidentes entre particulares, accidentes, solicitud de documentación, inseguridad en zonas concretas, asuntos e intervenciones en materia social y asistencial, en materia urbanística o asuntos medioambientales, ecológicos y otras tantas competencias de la policía local que han quedado paralizadas por completo. De igual manera, han quedado desprovistos los servicios de seguridad policial en los centros de atención ciudadana, registros municipales y dependencias e instalaciones, donde antes se destinaban a personal policial mayor y con alguna limitación física o personal.

    La reorganización, que agrava las carencias en cuanto al desmantelamiento de servicios, especialidades y policías de barrios o dependencias descentralizadas, es calificada por los sindicatos como “una tomadura de pelo a la ciudadanía”, que ya ha visto muy limitado todos los servicios policiales, de manera especial durante los actos públicos, festejos o eventos, debido a la carencia de más de 90 plazas policiales que no han sido cubiertas para reponer el agujero creado durante las dos últimas legislaturas.